Archivo de la categoría: Escenografía

Escenografía, gravas y arenas para bases

Todavía arrastro desde hace DÉCADAS algunas bolsas de arena y tierra para maquetas compradas en los más distintos sitios, sin saber qué son, de dónde vienen, con un tamaño y color muy uniformes, difíciles de replicar, caros (lo fueron, en su día), y poco apropiados para darle el aspecto final a una base/elemento de escenografía. Porque, según pasa el tiempo, me va gustando más y más la idea de que el decorado de la peana no pase por el cruel y unificador suplicio de ser pintado.

Entonces, y la línea con la visión scratch del universo conocido. Qué mejor que darle un aspecto DIY. Pero con algo de cabeza.

Lo primero es definir los tamaños. Idealmente debería conseguir una serie de tamices normalizados (y por tanto reemplazables) para poder separar la tierra recogida (de los lugares más dispares) en tamaños homogéneos, ahora y en cualquier otra ocasión. La realidad es que unos tamices de malla normalizada cuestan un pastón (http://conalmallas.com/index.php/en/filtros-y-discos-mesh, de estos estoy hablando). La segunda idea es conseguir la malla y montarse uno los tamices (no es mala idea, tampoco):

mallas sancer

(Sacado del catálogo de Sancer)

Escogí una tercera opción, tirando por la calle de la simplicidad. En tamaño decreciente de luz de malla (todas las mallas son metálicas de INOX). Mi tamiz #1 es un colador naranja, el #2 es un filtro de té esférico y el #3 es un fantástico filtro de te de esos que usan los pro para hacerse infusiones (este se lo robé a Leila) con una malla muy tupida.

Todo árido está compuesto por varias fracciones de diferentes tamaños. En mi caso, he definido el tamaño 1 para aquel árido que NO pasa por el tamiz #1, el tamaño 0 para aquel árido que pasando por el #1 no pasa por el #2, el tamaño 00 para el que pasa por el #2 pero no pasa por el #3 y finalmente 000 por los finos que pasan por el #3.

Algo así:

tamaños de árido

Esto es un pequeño problema a la hora de tamizar pues hace falta llevar un poco de cuidado para no mezclar nada e identificar cada fracción para luego no confundirlas.

En la fracción 1 se suelen quedar además ramitas y otros restos orgánicos. La fracción 1 se puede utilizar como elementos individuales según la escala, una piedrecita de 1-2 mm de diámetro a escala 6mm puede ofrecer cobertura, mientras que a 28mm le vale a un Marine para torcerse el tobillo.

Luego, cada tipo de arena la denomino por la localización (Km53 N-503, por ejemplo), o, más fácilmente, con las coordenadas (La arena de ‘Pancorbo’ es 40º45’29.0″ N, 4º39’36.9″W. Con la ubicación del Smartphone esto es fácil.

Esta es una Pancorbo 00. Es una buena fracción de batalla para casi todo desde 6mm a 28mm.

arena 00

Tener disponibles distintas fracciones en vez de la arena ‘a mogollón’ permite controlar el efecto de los acabados de la escenografía, en vez de darle un aspecto homogéneo y fuera de escala si usáramos la tierra virgen sin procesar.

bases de árbol

En estas peanas de árbol (sobre fichas de poker), para un bosque caducifolio en 6mm, se ha utilizado una primera capa de 00 (peana de la izquierda), y posteriormente se han añadido otras fracciones (grava > 1 como rocas singulares), e incluso otros materiales (lo que le da el tono oscuro bajo los árboles es el resto de una bolsa de té desecado y cribado por el tamiz #1.

La separación de fracciones nos permite, además, crear nuestras propias mezclas de árido, según el efecto que queramos conseguir (en vez de depender del azar o del terreno que hayamos escogido como cantera), por ejemplo en la siguiente base he mezclado astillas finas, algo de serrín, algo de espuma verde fina, fracción 0 de té verde seco y 00 de arena de Pancorbo, para darle el efecto oscuro a la ‘sombra’ del árbol. Además he colocado alguna de las gravas de la fracción 1 como elementos singulares (el canto rodado que se ve en el medio de la peana).

bases de árbol_2

Se puede ver la mezcla sobre la tapa azul.

Llegado a este punto, y habiendo utilizado mucho la espuma verde de floqueo procedente de un par de bolsas de Aneste y la que se va pelando de los árboles pre-fabricados, me he planteado darle un paso más al DIY.

Normalmente el material del mundo de ahí fuera es de una fracción de gran tamaño, inútil para una maqueta (¡más cuando esta es en 6mm!), entonces, del increíble mundo del te seco, las hojas de árbol y otra materia sale la idea de conseguir un elemento para reducir su tamaño y poder usar estos materiales como alternativa scratch. Incidentalmente, que la costosa espuma de floqueo no sea ni más ni menos que gomaespuma teñida y triturada también ayuda a plantearse esto.

Un par de vídeos de inspiración del Terrain Tutor:

Y una cuestión.

¿Por qué hay hojas que conservan el verdor y otras amarillean con el tiempo?

Quizá haya que teñirlas después de todo.

Anuncios

Comenzando el programa espacial

Un viaje de dos semanas desconectado de la realidad implica unos daños bastante profundos en la dinámica del hobby (por lo menos en lo que a mi escasa capacidad de concentración respecta), tanto previos (por la preparación que supone y la intención de no dejar cosas a medias), como posteriores (porque se me ha olvidado de qué color iba la túnica de los mongoles, dónde están siquiera, no tengo ni un pincel en su sitio y la mitad de mi mesa es ahora de Leila. Aunque esto último es injusto porque suelo ser yo el de las invasiones).

Entonces, a medio camino entre la infraexistencia y cualquier mata-tiempo en el ordenador, decido el lunes pasado que mejor ponerse, aunque sea de cualquier manera.

Toda persona que haya montado más de dos matrices de miniaturas de plástico tiene una caja de restos. Esta es la caja noble, con elementos sobrantes, brazos, cabezas… en mayor o menos estado y grado de acumulación, dentro de una caja de propio o clasificado todo en bolsitas numeradas.

Pero hay una segunda (o varias), más Diógenes que otra cosa, la(s) caja(s) innoble(s) de restos de construcción. Donde van TODOS los restos inorgánicos (u orgánicos relativamente inertes) de cualquier actividad del taller, incluidas aquellas actividades directamente encaminadas a producir restos como por ejemplo desmontar electrónica  (la cajita de los condensadores se nutre de esto), juguetes y otras cosas que de veras no debería recoger de la calle.

Caja de Restos 02 2015.03.24 19-43-15

Lo malo es que estas cajas se llenan rápido, y además su uso en proyectos de escenografía que nunca llegan se ve impedido por el volumen de las mismas, ya que cuando necesitas esto o lo otro, nunca está.

Aunque me gusta planificar y medir no tenía cabeza para tales menesteres así que decidí darle la vuelta. Coger un puñado de restos y hacer el diseño e integración ad-hoc. Porque si.

Selección 2015.03.24 19-53-03

Aquí hay:

– Restos de un portátil muerto en mi particular guerra del golfo

– Restos de escenografía de Mantic

– Restos de electrónica (circuitos, componentes, casquillos)

– Cartón pluma (tanto que sólo se ven los pequeños restos, los trozos grandes tienen una caja especial).

– Restos de matrices (!sección cilíndrica!)

– Recortes de plasticard

Entre otras cosas. Pero sólo es una muestra de las tres o cuatro pasadas que hice.

El resultado de la unión de todos estos trozos con cantidades malsanas de pegamento blanco son las siguientes secciones de nave espacial. Con la intención de tener una modularidad de 8 cm x cm 8 cm x 8 cm (pero sin conseguirlo).

Los muros están rematados por los dos lados (es decir, estarán, ya que esto va a medias), para que se puedan utilizar a modo urbano o en configuración abierta.

Como están sin acabar ni pintar, sólo les doy un pequeño repaso.

SECCIÓN DE PASILLO CON TUBO

El tubo es de escayola, con el molde de Hirst Arts. La base del suelo es de GW.

Pasillo con tubo 2015.03.25 00-09-15

SECCIÓN DE PASILLO EN T

Aprovechando los restos del móvil, esta foto quedó algo oscura. Me animo a utilizar una hoja de aluminio perforada. Y mucho cartón pluma.

Pasillo T 2015.03.25 00-08-14

PASILLO TALLER

Esta sala era parte de un edificio previo, pero queda mejor así, más abierta (se pueden ver las paredes añadidas a otras secciones. Tiene gran cantidad de restos acumulados en los rincones, que no tengo muy claro de como pintar.
Sala Taller 2015.03.25 00-09-39

SALA DE TUBOS

Como la cola blanca tarda bastante en pegar, el proceso de construcción es con muchas cosas en paralelo, de ahí las cinco o seis salas en paralelo. Además los distintos elementos van encajando mejor o peor en distintos sitios.

Es una buena excusa, supongo.

Siempre me ha gustado la idea de integrar grandes tubos y conducciones, y tengo bastante material de todas las secciones, este es de los tubos gordos de PVC, presentado (sin pegar), pues sólo mostraría parte del codo, incorporándose en la pared que enfrenta, creando una especie de arco sobre el paso del personal.

Sala con tubos 2015.03.25 00-06-30

El canto del cartón pluma, cortado sin cariño, a lo bestia, o con un cutter sin afilar da lugar a un aspecto un poco triste y poco cuidado. Pero aunque se corte bien tampoco es muy allá. Estoy buscando formas de corregir este canteado, como por ejemplo con tiras de lámina de plástico, papel, cartulina gruesa o metrobuses.

He utilizado corchetes de plástico a modo de manivelas, recortes de varilla, tubo y sección cuadrada a modo de botones, conducciones y conexiones. Cuando todo esto asiente podré darle la capa de terminación, que integre el conjunto.

Sala con tubos, detalle 2015.03.25 00-06-46

SALA DE REJAS

Buscando un espacio más abierto, junté algunas secciones de cartón pluma, una sección de suelo de Mantic, y formé una sala amplia, bordeada por suelo de rejilla.

Sala de rejas 2 2015.03.25 00-07-37

Sala de rejas 2015.03.25 00-07-28

Esta es lámina de aluminio perforada, de dos modelos distintos. Se corta con tijera sin complicación.

Al principio la colocaba en plano (se ve el ejemplo de la chapa perforada del acceso inferior derecha).

Pero si se corta una sección de una superficie ligeramente superior, se pueden doblar los bordes y encajar el conjunto en el espacio resultante, lo cual de una buena sensación de profundidad y mejor acabado en los bordes ya que es doblado y no simplemente recortado.

En la otra entrada he colocado una de estas rejillas, la cual además he dañado un poco (lo cual incidentalmente la convierte en el peor ejemplo para mostrar esta técnica).

Detalle reja dañada 2015.03.25 00-08-37
En general el proceso es muy entretenido, despeja la caja de restos, rellena las estanterías de escenografía a medias, y da la posibilidad de acometer proyectos a lo loco, que es la mejor forma.

Lo malo es que por los tiempos de pegado, la naturaleza de las cajas de restos y que hay que ir pintando aquellas partes que no serán accesibles cuando avance la construcción, no es fácil avanzar en una sola sección y por tanto mostrar resultados convincentes.

Pero el post me sirve para desempolvar el blog, que es algo.


Bosques de Bambú

Estamos metidos de lleno con SAGA, un wargame diseñado para escaramuzas con 30-60 miniaturas en 28mm, en el periodo histórico de la Alta Edad Media o un poco posterior.

Pero como jugar a SAGA a pelo sería demasiado mainstream, pues nos hemos tirado al monte japonés, y en vez de bandas de Vikingos, estamos montando bandas de Samurais y Ashigarus.

Pero como incluso eso sería demasiado mainstream para un servidor, pues yo estoy montándome una banda de guerreros mongoles (Y Leila no tiene NADA que ver, o si), representando cualquiera de las dos invasiones fallidas.

Lo malo es que cuando decidimos tirar para oriente ya tenía las casas terminadas  (¿Por qué no subo posts? Porque en casa siempre encuentro una cosa más para enredar y … eso).

Entonces, nos encontramos con que un wargame necesita escenografía y miniaturas (pintadas, montadas). Y lo primero es lo que nos ocupa.

Porque… ¿qué define más oriente que el bambú? (probablemente varias cosas, pero se me ocurrió esta).

Y debo de dar las gracias a Sankarras, porque sin sus tutoriales nunca habría tenido una selección de palitroques de madera de brocheta en casa.

Lo primero siempre es hacerse una idea.  Para un bosque tradicional (estoy) montar los árboles en bases circulares normalizadas es una buena idea, así se pueden reemplazar, guardar y modificar a placer. Para el bambú fabricaré bases pequeñas y fijas y probablemente (es decir, quizá) caminos de una pulgada que sirvan para completar la parte transitable del bosque, ya que las bases de bambú serán no transitables.

esquema

Unas doce bases con una envolvente de diámetro 4-5 cm será suficiente para representar un bosque denso de bambú.

Conviene empezar la casa por el tejado (no), es decir, el bambú propiamente dicho.

He utilizado los siguientes elementos:

– Varilla de brocheta de bambú largo (muy apropiado), ø 3.00 mm (para eso está el calibre). En bolsas @ 0.75€

– Varilla de brocheta de bambú corto,  ø 2.50 – 2.70 mm. En bolsas @ 0.75€

– Palillos de sección circular  ø 2.00 mm. En cajita de plástico (menudo curro para sacarlos) @ 0.90 €

Bambú - materiales 2015.02.23 16-49-43

He marcado las varillas a intervalos variables en torno a 1-2 mm con un rotulador y he montado el implemento circular de la Dremel.

Dremel y varillas 2015.02.22 23-05-06

métele dremel, copón!Se trata de rebajar la sección entre cada dos anillos consecutivos. Conviene usar gafas y mascarilla para esto (yo le robé el pañuelo a la Milka).

De esta manera se evita el efecto de cilindro perfecto, que ayudará cuando toque pintarlo.

Se trata de rebajar a lo sumo un milímetro y evitar ángulos rectos. La dremel es la mejor solución, aunque con cutter y paciencia se podría, o quizá con una lima de mano.

Un buen detalle de acabado es utilizar una broca de menor diámetro que la varilla y hacer una pequeña perforación (ø/2 de profundidad) en el extremo visto de la varilla.Bambú rebajado 2015.02.22 23-20-24

Una vez tenemos una buena selección de varillas rebajadas, toca hacer el soporte.

Elijo DM de 3mm pues da la rigidez, trabajabilidad y coste perfectos, para mi gusto.

Las bases se dibujan y cortan en el DM, con cutter es suficiente (siempre y cuando sea un cutter de los gordos y bien afilado, véase usar material apropiado y tener a mano una piedra de afilar).

He marcado la posición preliminar de las varillas en la base, pero posteriormente colocaré bastantes más.

Dm para base bambu 2015.02.22 23-52-05

Bambu base cortada 2015.02.22 23-57-57Se han dibujado en varios niveles y con los cortes necesarios para separar las piezas y trabajarlas a mano, con gran peligro para las yemas de los dedos (such is life).

Se han marcado varios niveles, los cuales se recortan del DM a ojo, se biselan para que más o menos coincidan y se adhieren con cola PVA, entonces se acaban de perfilar con Cutter.

Utilizando una broca apropiada, del diámetro de la varilla o un poco inferior para que encaje, según los distintos diámetros, se perfora la base y se lima por la parte inferior.

He buscado mucha densidad en la colocación de las varillas para tratar las bases como obstáculos impasables.

Una broca demasiado grande hace bailar las varillas en los agujeros, nada que un poco de PVC curado no solucione (o hacer otros agujeros al lado).

Aquí se puede observar un guerrero mongol para dar sensación de la escala, y la intención de darles una altura equivalente a 2-3 x 28 mm.

Base y Mongol 2015.02.23 23-17-21.23 23-17-21

esquema altura

Y por ahora, así se quedan, a falta de colocarles las hojas, pintar y rematar la base. Pero eso para otra ocasión.

WP_20150223_004 WP_20150223_007

(Y ahora está todo lleno de serrín y restos de DM.)


Montando casas de la Edad Oscura

Porque sin diez cosas a la vez la cosa no tiene gracia, y porque montar un ejército para la nueva edición de KOW es un proyecto a medio-largo plazo, empezamos a tontear con SAGA (link al foro), de Gripping Beast.

SAGA, en su manual más básico, nos presenta conflictos entre bandas de guerreros Vikingos, Normandos, Galeses o Anglo-Daneses.

Tanto tiempo dedicado a la ciencia ficción significa que mi colección de escenografía está demasiado centrada en edificios y accesorios post-modernos y lo único que da el pego en un contexto histórico de la Alta Edad Media tardía es, a duras penas, una capilla de Sigmar de plástico (sin pintar, claro) de GW.

Y aunque para una partida de introducción de SAGA de 4 puntos se requieran apenas 30-40 miniaturas (8 guardias y 16 guerreros, por ejemplo), y miniaturas sobran, la perspectiva de jugar sobre un erial de madera lacada en negro no es muy buena.

Y dicho esto, toca meterse en faena.

Lo primero, siempre, algunos edificios de la época. La ventaja de la Alta Edad Media es que no hace falta la precisión de líneas, planeidad, texturas y cortes que se esperaría de un edificio de hormigón, plástico o metal. Aquí trabajamos con mortero, madera, piedra y cubierta de paja.

estructura

Que la edificación sea rústica no implica que se pueda hacer de cualquier manera, mejor seguir el proverbio que dice “medir dos veces y cortar una”. Armado de regla, cartabón y lápiz, así como de un guerrero Normando para escalar, lo primero es trazar unos bocetos y estimar unas medidas.

El material de la estructura principal es cartón de espesor 1,6 mm (este lo saqué de una caja de papel para impresora). Sobra decir que hacerse con un calibre para medir espesores es una buena idea a la hora de hacer acopio de cartón.

El espesor, la calidad y la terminación superficial del material es muy importante pues afectará a la hora de trabajar y luego de acabar.

– El espesor influye directamente en el acabado, la ventaja de un cartón semigrueso con onda interior es que se puede aplastar manualmente para crear irregularidades superficiales.

– La calidad del cartón permite que conserve su estructura cuando se corte, más cuando el corte es de detalle y de poca anchura. Un cartón de baja calidad se deshará en dos capas y la onda interior.

– El acabado o terminación superficial del cartón afectará no sólo al acabado sino al manejo. Un cartón con una capa lacada o decorado en colores vibrantes (como el de las cajas de galletas) dificulta la adhesión y pintura.

Sobre el material elegido se trazan las formas a cortar con cutter o tijera. En vez de utilizar ángulos rectos y formas rectas se ha tenido en cuenta el efecto del tiempo y la carga sobre los elementos de madera ejecutados de forma artesanal, representando la flexión y deformación de la estructura.

fachada frontal acotada

Al ser viviendas de pequeño tamaño, con una sola puerta y ventanas angostas, he decidido que no quiero hacerlas “habitables”, o transitables. Implicaría hacer una cubierta de quita y pon, la cual sería objeto de otro proyecto.

La estructura se completa con dos frontales como el que he esquematizado, y dos laterales que incluyen el plano de cubierta.

Sobre el exterior de la estructura se dibujan los puntales y otros elementos que sobresaldrán en la estructura.

Se han reforzado los huecos de la fachada  con dos o tres capas de material antes de hacer el corte. Es un buen momento para recordad la necesidad de tener un buen cutter y una piedra de afilar. El cartón se come el filo que da gusto.

WP_20150119_010

Aunque se puede ejecutar de una manera más elegante (¡sin duda!), he elegido utilizar angulares para sostener los ángulos, como se observa en la imagen de arriba. El adhesivo es cola blanca para madera.

Además, he deformado la plancha de cubierta y fachada lateral (se pueden observar las arrugas en el material), con el fin de seguir rompiendo el efecto moderno de “línea recta”.

WP_20150119_011

En la foto de arriba se puede observar que las fachadas laterales apoyan sobre los frontales, lo cual me ha permitido utilzar tres gomas elásticas y tres tiras de cartón para deformar aún más la estructura sin que colapse. En otras viviendas he utilizado angulares interiores para reforzar la unión. Los dos paneles de cubierta no tienen que encontrarse en el medio, lo cual lo hace todavía más fácil de ejecutar.

Observar la estructura de madera marcada sobre la fachada, así como la línea de doblado marcada con cutter, cortando la capa superior y la mitad de la onda.

Toca decorar la estructura. En este primer ejemplo me he decantado por seguir utilizando cartón de e=1.6mm. Empecé cortando tiras de ancho regular pero variable, con regla (5-6mm, pero más adelante se observa que son muy anchos para ciertos detalles, con lo que conviene cortar tiras de distintos anchos, de 2 a 6 mm).

WP_20150119_012

Pero, si se tiene cierta mañana, conviene hacer los cortes a mano sin regla, ya que las ligeras variaciones de sección de un corte manual favorecen el toque rústico.

No conviene medir y cortar todos los elementos. Para esta vivienda he cortado largas tiras, las he ido presentando a la fachada y cortando con tijera según la longitud deseada. Ahorra mucho tiempo.

Finalizando la estructura de la fachada, se extienden los planos de la cubierta en torno a medio centímetro para soportar el material.

WP_20150119_013

La parte final es la más entretenida. Buscando “thatch roof” o cubierta de paja, y otros blog (Mura Miniatures, a 28mm Brain), encuentro un par de métodos interesantes. Como osos de peluche no tengo en demasía (por lo menos al alcance de la mano), y el método de la toalla vieja queda muy resultón, pues sólo hubo que coger la toalla más desastrada de toda la casa, y cortarla en tiras de 2 – 3 cm (según el ancho del paño de la cubierta, ya que no hace falta superponer las tiras).

WP_20150119_015

Como copiar el método no hubiera sido divertido, he dado con el siguiente proceso:

– Colocar la tira inferior con una generosa cantidad de cola para madera directamente aplicada sobre el panel de cubierta, dejando medio centímetro de sobra por cada uno de los tres extremos (laterales y alero), o más según el vuelo del alero. OJO! Las fibras del tejido deben correr pendiente abajo.

– Una vez adherido, se aplica cola blanca a la parte inferior del alero (de cartón), y se remete el tejido ayudándose con la regla o un recorte de material, evitando que quede apoyado sobre la fachada. El tejido de toalla (vieja) es soprendentemente maleable y fácil de trabajar, adhiriéndose con facilidad (con suficiente cola).

En el blog de Mura se puede observar el resultado de apoyar una segunda capa sobre la primera, el corte a tijera (el cutter no es buena herramienta para este tejido) queda muy regular incluso cuando se hace un corte deliberadamente ondulado o poco uniforme. Para solucionar esto propongo el siguiente método.

– La segunda y posteriores tiras de material no se colocan directamente sobre la cubierta. Se coloca la tira sobre la mesa y, vigilando el sentido de la fibra, se aplica pegamento sobre el extremo largo de la tira, doblando los últimos cuatro milímetros sobre si mismos y apretando bien para que adhiera.

– Una vez está preparada la tira, se coloca sobre la cubierta a tope o ligeramente montada sobre la tira previa. Se recortan los extremos laterales a la medida justa para poder remeter por el inferior del alero y se adhiere.

La cubierta se puede rematar de varias formas según el estilo arquitectónico, lugar o época. He decidido colocar una pieza simple de cubrera, con la desventaja de tener el sentido equivocado de fibras en uno de los dos lados de la cubierta.

– La pieza de cubierta en cumbrera requerirá que se realice la operación de doblado del borde en ambos extremos, con lo que tendremos que comprobar que hay suficiente material.

WP_20150119_016

Una vez le hemos puesto el abornoz a la vivienda, toca rematar los paños de fachada entre la estructura de madera, que tradicionalmente se ejecutaban con mortero de todo tipo y calidad sobre un soporte de cañas entrelazadas (Llegados a este punto, me planteo si debería rescatar mi libro de historia de la arquitectura).

Como el detalle del soporte no es objeto del nivel de detalle que necesito (por ahora), vamos a suponer que las viviendas tienen un buen grado de mantenimiento.

Para texturizar y rellenar la superficie entre los puntales de madera he utilizado escayola mezclada hasta adquirir consistencia seca, y aplicando con (mini) espátula, buscando cubrir la mayor cantidad de superficie y creando irregularidades en la aplicación.

No he probado a mezclar la escayola con arena (por ahora).

Aquí se puede ver la primera vivienda terminada (no es la del tutorial puesto que se puede observar una exagerada cantidad de líneas rectas en la estructura de la cubierta)

WP_20150119_008

Como previo al pintado, la escayola requiere de un abundante tiempo de secado, he dejado las tres viviendas apartadas al fondo de la mesa y, mientras Leila me leía pasajes de la Odisea, ensayaba la fabricación de vallado tradicional de postes y ramas.

Visita recomendada al Irish National Heritage Park (es decir, a la web).

O a su flickr, fuente de inspiración

WP_20150120_002

La base es una tira de aglomerado de madera DM de 3mm (comprado y cortado en planchas de 25 x 25 cm en el Leroy Merlin), perforada con el taladro manual (uno un poco más gordo que el que se ve en la foto), con tiras de madera cortadas a cutter como postes verticales.

La endeble madera de los listones forma parte de otra breve incursión callejera tras pasar toda la tarde pegando cartón, con la incertidumbre del resultado final pintado y pensando que existe una fuente fiable, constante y decente de madera para modelismo.

Las cajas de madera de fruta.

WP_20150119_018

La despedacé in situ (es decir, frente a un montón de otras cajas de cartón y madera entre la calle Palma y la Corredera, frente a la atenta mirada de dos repartidores de flyers) y me subí unas piezas para probar.

Los laterales de la caja son contrachapado de 3mm, y los fondos son madera fina. No tiene sentido andar destripando cerillas o cajas de palillos teniendo este material a plena disposición y en cantidad.

Extraer secciones irregulares del mismo es trivial, y se corta muy bien con un cutter afilado (la piedra de afilar es lo mejor que le puede pasar a un buen cutter, nada de cambiar cuchilla cada media hora).

Una vez extraídos los postes, con sutileza se introducen en la base de DM, encolados.

He probado a hacer el enramado con cable de cobre recubierto fino, heredado de antiguos proyectos de ferrocarril automático. La desventaja de este cable es el grosor y la uniformidad, y la elasticidad otorgada por el plástico (paradójicamente), que no permite cortar en los extremos.

Necesitaré seguir haciendo pruebas.

.


Buscando la verticalidad.

El proceso de creación de escenografía está íntimamente ligado al tiempo que requiere hasta la más mínima de las tareas y se acumula con esperas, secado de pinturas y colas,  búsqueda de materiales y preparaciones,  estudios, pausas para encajar o modificar y reflexionar.  Toda esta cantidad de tiempo permite que el contexto de la obra se desarrolle en torno a la propia labor, partiendo mucha veces de aprenda un boceto o una imagen.

Comencé esta fase de creación con mayores posibilidades que durante la primera iteración con no más de dieciséis años, pocos conocimientos y menos fondos. Y sin pretender el exceso,  puesto que en este campo es fácil recurrir a la resina en caja o el DM pre-cortado y pre-lacado  para encajar,  si que pretendo utilizar el material apropiado al servicio,  la terminación y el esfuerzo.

Una simple escalera de hormigón se puede trazar en cartón,  cartón-pluma,  colar en yeso con molde,  recortar con bisel en pvc de 0,5 a 4,0 mm. Se puede imprimar con spray, manual con acrílico,  texturizar con yeso o arena. Todos estos y otros tantos son y no son apropiados. Depende.  Esta es la búsqueda.

Volviendo al tema del post me gustaría introducir mi proyecto principal o al menos el que más de mis ideas ocupa.  Escenografía modular urbana, originada en la necesidad de evolucionar desde WH40k a tierras más fértiles,  en este caso Infinity, buscando saturar un tablero de 120 cm x 120 cm lo suficiente como para probar las reglas con mi disperso y poco dispuesto grupo.

La creación bebe de muchas fuentes y una parte mínima de originalidad. Hay muchos diseñadores y cien veces más individuos creando de forma personal o profesional, volcando sus experiencias en blogs, webs y revistas. El objetivo es mezclar todas estas fuentes de una manera convincente y obtener un resultado no solo aceptable sino inspirador y armonioso.

Conseguí el FPS Borderlands 2 en Steam por nada,  más allá de mi falta de pericia en los campos de Pandora, la ambientación es digna de mención. Pero no deja de resultar sorprendente como muchos juegos, películas y videojuegos crean una cantidad ingente de material, elementos, texturas, escenarios e ideas que quedan abandonas o huérfanas, en vez de ser exploradas en profundidad, siempre una consecuencia de la perpetua comercialización universal.

Consumir una historia deja un poso de satisfacción aún cuándo uno es pretendido protagonista no deja de ser una experiencia acotada en dimensión plana, espacio y tiempo.

Esta aventura es la búsqueda de la tercera dimensión fuera de una pantalla, explorar el universo de lo físico y lo realizado con las manos, mi particular realidad triturada y regurgitada sin un final definido.

De ahí ‘buscando la verticalidad’.


High times on the Eastern Fringe

A 40k blog of adventure and heresy.

The Regimental Standard

Required weekly reading for the modern guardsman

This Cave

10 Miles above Ground Level

Miniature darkness

A humble blog about 40K

SeisGradosDeLibertad

Libre De La Densa Red De Las Cosas Tenues

ЯEAKTOR.miniatures

Shut up and paint like it's 1996. #citadel_miniatures #warhammer #40k

Leave No Model Unconverted

Modeling and Conversions in the Warhammer 40K Universe by a Marine Corps Veteran Sergeant

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

El Rincón del Goblin

O el goblin del rincón, nunca se sabe