Archivo de la categoría: Edad Antigua

Bases para regimientos (II)

No es la primera vez que le doy vueltas al asunto de las bases, y, por lo que he investigado por Internet, es un asunto que permea a todos (casi) los sistemas de juego, épocas y a veces hasta escenografía.

He marcado este artículo como II, porque ya toqué este tema en:

https://entropiaypegamento.wordpress.com/2014/12/01/regimientos-de-tamano-reducido/

Un sistema de bases ha de ajustarse al empleo de las miniaturas, al tamaño, escala real de las mismas y el tipo de formación. No es lo mismo un Orco Negro de GW que un infante de las guerras napoleónicas de Perry.

Aunque en el primer artículo toqué el asunto de que “menos es más”, a veces se trata de conseguir las cantidades justas. Ni por defecto ni por exceso. De ahí el concepto de densidad.

Partiendo de una base típica con una miniatura en 2cm x 2 cm, el ratio miniaturas por centímetro cuadrado es 1:4.

Utilizando bases combinadas con cuatro miniaturas de 4 cm de lado, conservamos el ratio (OBVIO).

Entonces:

– Frente 4 cm, fondo 4cm, 4 miniaturas. Ratio 1:4. Tiende a alinear mucho las miniaturas, la base 4×4 es común a muchos sistemas de juego, y al ser la más pequeña se puede adaptar a otros.

wgn-fr-02-french-infantry-c_1024x1024

– Frente 4 cm, fondo 4 cm, 5 miniaturas. Ratio 1:3.2. Al colocar tres miniaturas en la línea frontal quedan 1.33 cm por cabeza, que es muy reducido, y se pasa por exceso del típico 1.5 cm (Típico para Napoleónicos). Tiene la ventaja de poder combinarse con los 4/4/4 para hacer unidades mixtas.

Para resolver el problema de las miniaturas demasiado juntas en el frontal:

– Frente 4.5 cm, fondo 4 cm, 5 miniaturas. Ratio 1:4.5, con menos densidad que el 4/4/4, pero permite el estandarizado 1.5 cm por miniatura de frente, ahorra una miniatura en la fila de atrás (en la que no cuenta tanto)

– Frente 4.5 cm, fondo 4 cm, 6 miniaturas. Ratio 1: 3.75. Densidad media, y aunque tiende a alinear las miniaturas igual que el 4/4/4, da el frontal de 1.5 cm por miniatura.

Aquí se pueden ver ilustrados:WP_20150509_002

Por otra parte, para miniaturas de fantasía he probado frente 6 cm x fondo 4 cm, pero da un número muy grande de miniaturas por base (7 con un ratio de 1:3.4, 8 con un ratio de 1:3). Las miniaturas de fantasía se prestan a bases más grandes al tener mayor volumen, en general, y además permiten la combinación de bases de frente 6 cm y frente 4 cm para dar 10 cm de frente, usado en Kings of War, por ejemplo.

WP_20150509_009 WP_20150509_005

Más grandes es demasiado estilo diorama y demasiado poco wargame, además tamaños no estandarizados se desvían del uso de bases de plástico de poco espesor y requieren DM u otros materiales, de los cuales el más fino pasa de los 2-3 mm.

WP_20150509_011

Por otra parte, el rollo diorama permite “ahorrar miniaturas”, ya que es más fácil cubrir los huecos con detalles, piedras, etc.

WP_20150509_010

Si tuviera que quedarme con un tipo de base estandarizada para todo tipo de miniaturas, siempre contemplando la posibilidad de utilizar sub-bases de regimiento para adaptar los tamaños, me quedo con la de 4 x 4, con cuatro o cinco miniaturas según el caso.

EDIT: En el caso de Napoleónicos, esto sería una base de 4.5 cm x 4.0 cm, con seis miniaturas (o menos, en el caso de tropas de escaramuza como los Voltigeurs), para representar una formación más regimentada y organizada.

Anuncios

Montando casas de la Edad Oscura

Porque sin diez cosas a la vez la cosa no tiene gracia, y porque montar un ejército para la nueva edición de KOW es un proyecto a medio-largo plazo, empezamos a tontear con SAGA (link al foro), de Gripping Beast.

SAGA, en su manual más básico, nos presenta conflictos entre bandas de guerreros Vikingos, Normandos, Galeses o Anglo-Daneses.

Tanto tiempo dedicado a la ciencia ficción significa que mi colección de escenografía está demasiado centrada en edificios y accesorios post-modernos y lo único que da el pego en un contexto histórico de la Alta Edad Media tardía es, a duras penas, una capilla de Sigmar de plástico (sin pintar, claro) de GW.

Y aunque para una partida de introducción de SAGA de 4 puntos se requieran apenas 30-40 miniaturas (8 guardias y 16 guerreros, por ejemplo), y miniaturas sobran, la perspectiva de jugar sobre un erial de madera lacada en negro no es muy buena.

Y dicho esto, toca meterse en faena.

Lo primero, siempre, algunos edificios de la época. La ventaja de la Alta Edad Media es que no hace falta la precisión de líneas, planeidad, texturas y cortes que se esperaría de un edificio de hormigón, plástico o metal. Aquí trabajamos con mortero, madera, piedra y cubierta de paja.

estructura

Que la edificación sea rústica no implica que se pueda hacer de cualquier manera, mejor seguir el proverbio que dice “medir dos veces y cortar una”. Armado de regla, cartabón y lápiz, así como de un guerrero Normando para escalar, lo primero es trazar unos bocetos y estimar unas medidas.

El material de la estructura principal es cartón de espesor 1,6 mm (este lo saqué de una caja de papel para impresora). Sobra decir que hacerse con un calibre para medir espesores es una buena idea a la hora de hacer acopio de cartón.

El espesor, la calidad y la terminación superficial del material es muy importante pues afectará a la hora de trabajar y luego de acabar.

– El espesor influye directamente en el acabado, la ventaja de un cartón semigrueso con onda interior es que se puede aplastar manualmente para crear irregularidades superficiales.

– La calidad del cartón permite que conserve su estructura cuando se corte, más cuando el corte es de detalle y de poca anchura. Un cartón de baja calidad se deshará en dos capas y la onda interior.

– El acabado o terminación superficial del cartón afectará no sólo al acabado sino al manejo. Un cartón con una capa lacada o decorado en colores vibrantes (como el de las cajas de galletas) dificulta la adhesión y pintura.

Sobre el material elegido se trazan las formas a cortar con cutter o tijera. En vez de utilizar ángulos rectos y formas rectas se ha tenido en cuenta el efecto del tiempo y la carga sobre los elementos de madera ejecutados de forma artesanal, representando la flexión y deformación de la estructura.

fachada frontal acotada

Al ser viviendas de pequeño tamaño, con una sola puerta y ventanas angostas, he decidido que no quiero hacerlas “habitables”, o transitables. Implicaría hacer una cubierta de quita y pon, la cual sería objeto de otro proyecto.

La estructura se completa con dos frontales como el que he esquematizado, y dos laterales que incluyen el plano de cubierta.

Sobre el exterior de la estructura se dibujan los puntales y otros elementos que sobresaldrán en la estructura.

Se han reforzado los huecos de la fachada  con dos o tres capas de material antes de hacer el corte. Es un buen momento para recordad la necesidad de tener un buen cutter y una piedra de afilar. El cartón se come el filo que da gusto.

WP_20150119_010

Aunque se puede ejecutar de una manera más elegante (¡sin duda!), he elegido utilizar angulares para sostener los ángulos, como se observa en la imagen de arriba. El adhesivo es cola blanca para madera.

Además, he deformado la plancha de cubierta y fachada lateral (se pueden observar las arrugas en el material), con el fin de seguir rompiendo el efecto moderno de “línea recta”.

WP_20150119_011

En la foto de arriba se puede observar que las fachadas laterales apoyan sobre los frontales, lo cual me ha permitido utilzar tres gomas elásticas y tres tiras de cartón para deformar aún más la estructura sin que colapse. En otras viviendas he utilizado angulares interiores para reforzar la unión. Los dos paneles de cubierta no tienen que encontrarse en el medio, lo cual lo hace todavía más fácil de ejecutar.

Observar la estructura de madera marcada sobre la fachada, así como la línea de doblado marcada con cutter, cortando la capa superior y la mitad de la onda.

Toca decorar la estructura. En este primer ejemplo me he decantado por seguir utilizando cartón de e=1.6mm. Empecé cortando tiras de ancho regular pero variable, con regla (5-6mm, pero más adelante se observa que son muy anchos para ciertos detalles, con lo que conviene cortar tiras de distintos anchos, de 2 a 6 mm).

WP_20150119_012

Pero, si se tiene cierta mañana, conviene hacer los cortes a mano sin regla, ya que las ligeras variaciones de sección de un corte manual favorecen el toque rústico.

No conviene medir y cortar todos los elementos. Para esta vivienda he cortado largas tiras, las he ido presentando a la fachada y cortando con tijera según la longitud deseada. Ahorra mucho tiempo.

Finalizando la estructura de la fachada, se extienden los planos de la cubierta en torno a medio centímetro para soportar el material.

WP_20150119_013

La parte final es la más entretenida. Buscando “thatch roof” o cubierta de paja, y otros blog (Mura Miniatures, a 28mm Brain), encuentro un par de métodos interesantes. Como osos de peluche no tengo en demasía (por lo menos al alcance de la mano), y el método de la toalla vieja queda muy resultón, pues sólo hubo que coger la toalla más desastrada de toda la casa, y cortarla en tiras de 2 – 3 cm (según el ancho del paño de la cubierta, ya que no hace falta superponer las tiras).

WP_20150119_015

Como copiar el método no hubiera sido divertido, he dado con el siguiente proceso:

– Colocar la tira inferior con una generosa cantidad de cola para madera directamente aplicada sobre el panel de cubierta, dejando medio centímetro de sobra por cada uno de los tres extremos (laterales y alero), o más según el vuelo del alero. OJO! Las fibras del tejido deben correr pendiente abajo.

– Una vez adherido, se aplica cola blanca a la parte inferior del alero (de cartón), y se remete el tejido ayudándose con la regla o un recorte de material, evitando que quede apoyado sobre la fachada. El tejido de toalla (vieja) es soprendentemente maleable y fácil de trabajar, adhiriéndose con facilidad (con suficiente cola).

En el blog de Mura se puede observar el resultado de apoyar una segunda capa sobre la primera, el corte a tijera (el cutter no es buena herramienta para este tejido) queda muy regular incluso cuando se hace un corte deliberadamente ondulado o poco uniforme. Para solucionar esto propongo el siguiente método.

– La segunda y posteriores tiras de material no se colocan directamente sobre la cubierta. Se coloca la tira sobre la mesa y, vigilando el sentido de la fibra, se aplica pegamento sobre el extremo largo de la tira, doblando los últimos cuatro milímetros sobre si mismos y apretando bien para que adhiera.

– Una vez está preparada la tira, se coloca sobre la cubierta a tope o ligeramente montada sobre la tira previa. Se recortan los extremos laterales a la medida justa para poder remeter por el inferior del alero y se adhiere.

La cubierta se puede rematar de varias formas según el estilo arquitectónico, lugar o época. He decidido colocar una pieza simple de cubrera, con la desventaja de tener el sentido equivocado de fibras en uno de los dos lados de la cubierta.

– La pieza de cubierta en cumbrera requerirá que se realice la operación de doblado del borde en ambos extremos, con lo que tendremos que comprobar que hay suficiente material.

WP_20150119_016

Una vez le hemos puesto el abornoz a la vivienda, toca rematar los paños de fachada entre la estructura de madera, que tradicionalmente se ejecutaban con mortero de todo tipo y calidad sobre un soporte de cañas entrelazadas (Llegados a este punto, me planteo si debería rescatar mi libro de historia de la arquitectura).

Como el detalle del soporte no es objeto del nivel de detalle que necesito (por ahora), vamos a suponer que las viviendas tienen un buen grado de mantenimiento.

Para texturizar y rellenar la superficie entre los puntales de madera he utilizado escayola mezclada hasta adquirir consistencia seca, y aplicando con (mini) espátula, buscando cubrir la mayor cantidad de superficie y creando irregularidades en la aplicación.

No he probado a mezclar la escayola con arena (por ahora).

Aquí se puede ver la primera vivienda terminada (no es la del tutorial puesto que se puede observar una exagerada cantidad de líneas rectas en la estructura de la cubierta)

WP_20150119_008

Como previo al pintado, la escayola requiere de un abundante tiempo de secado, he dejado las tres viviendas apartadas al fondo de la mesa y, mientras Leila me leía pasajes de la Odisea, ensayaba la fabricación de vallado tradicional de postes y ramas.

Visita recomendada al Irish National Heritage Park (es decir, a la web).

O a su flickr, fuente de inspiración

WP_20150120_002

La base es una tira de aglomerado de madera DM de 3mm (comprado y cortado en planchas de 25 x 25 cm en el Leroy Merlin), perforada con el taladro manual (uno un poco más gordo que el que se ve en la foto), con tiras de madera cortadas a cutter como postes verticales.

La endeble madera de los listones forma parte de otra breve incursión callejera tras pasar toda la tarde pegando cartón, con la incertidumbre del resultado final pintado y pensando que existe una fuente fiable, constante y decente de madera para modelismo.

Las cajas de madera de fruta.

WP_20150119_018

La despedacé in situ (es decir, frente a un montón de otras cajas de cartón y madera entre la calle Palma y la Corredera, frente a la atenta mirada de dos repartidores de flyers) y me subí unas piezas para probar.

Los laterales de la caja son contrachapado de 3mm, y los fondos son madera fina. No tiene sentido andar destripando cerillas o cajas de palillos teniendo este material a plena disposición y en cantidad.

Extraer secciones irregulares del mismo es trivial, y se corta muy bien con un cutter afilado (la piedra de afilar es lo mejor que le puede pasar a un buen cutter, nada de cambiar cuchilla cada media hora).

Una vez extraídos los postes, con sutileza se introducen en la base de DM, encolados.

He probado a hacer el enramado con cable de cobre recubierto fino, heredado de antiguos proyectos de ferrocarril automático. La desventaja de este cable es el grosor y la uniformidad, y la elasticidad otorgada por el plástico (paradójicamente), que no permite cortar en los extremos.

Necesitaré seguir haciendo pruebas.

.


High times on the Eastern Fringe

A 40k blog of adventure and heresy.

The Regimental Standard

Required weekly reading for the modern guardsman

This Cave

10 Miles above Ground Level

Miniature darkness

A humble blog about 40K

SeisGradosDeLibertad

Libre De La Densa Red De Las Cosas Tenues

ЯEAKTOR.miniatures

Shut up and paint like it's 1996. #citadel_miniatures #warhammer #40k

Leave No Model Unconverted

Modeling and Conversions in the Warhammer 40K Universe by a Marine Corps Veteran Sergeant

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

El Rincón del Goblin

O el goblin del rincón, nunca se sabe